Estamos ante una obra maestra de la pintura religiosa de todos los tiempos, realizada por el pintor aragonés Francisco de Goya y Lucientes.  Asimismo, la historia de este pequeño boceto o “cuadro de caballete”, demuestra el cariño que siempre profesó Goya...